La Caja de Pandora

No es una opción.

Fue una de esas noches que vistas desde fuera y al tiempo solo se te ocurre decirte lo imbécil que eres. De esas que aún estando (físicamente) cerca nos empeñamos en poner distancia de por medio.
Aquella cama se volvió enorme y a mí no se me ocurrió nada mejor que acurrucarme en una esquina, apretando fuerte los ojos, con el deseo de que aparecieses tras mi espalda y me arrastrases hasta tu pecho, sin que importara más nada.
Pasaron las horas y yo me fui quedando dormida. Poco a poco la noche fue dando paso al día. Desperté. No habías vuelto e incluso estabas recogiendo todas tus cosas. Salí de la cama, orgullosa y fría, sin cuentas de ceder ni un ápice, sin variación alguna de la postura que había tomado anoche. Tropecé entonces con tu pared de hielo y, sin decir nada, fingí no inmutarme. Fue entonces cuando te vi, con el abrigo puesto y la maleta en el umbral de la puerta. No. No podías irte. No en ese momento, no de esa forma. Entonces agarré tu mano y comencé a hablar. Y ya sabes como soy, testaruda y orgullosa, y donde debió haber disculpas no hubo otra cosa que réplicas.
Silencio. Una maleta que rueda. Una puerta que está apunto de abrirse. Pánico.
Y un torbellino de recuerdos.

Papel de regalo, sorpresas. Una sonrisa. Besos. Más sonrisas. Más besos. 

“No te vayas”

Melena al aire, maquillaje en la cara, unos zapatos de tacón, un vestido, tu mirada, mi sonrisa, tu sonrisa. 

“No te vayas”

Luces de colores, una banda de rock, tu cuerpo sobre mi espalda, tus manos rodeando mi cintura, mi sonrisa. 

“No te vayas”

Una cama, sábanas revueltas, cuerpos desnudos, besos, risas, miradas, complicidad. Más besos. 

“No te vayas”

Una  cocina, mis manos, unos raviolis crudos, tu mirada, mi sonrisa, tu sonrisa. 

“No te vayas”

Una sala de cine, un paquete de palomitas, tus manos, mis manos, un beso entre medias. 

“No te vayas”

Granada, regalos, un árbol de navidad, un gofre de chocolate y nata, mis manos, tu risa, mi risa. 

“No te vayas”

De pronto, cual volcán en erupción, miles de recuerdos y momentos salen a la luz. No, no puedo perderte. No puedo perder todo eso. Te necesito. Te quiero aquí. Quédate. Abrázame. No me sueltes.

Las lágrimas comienzan a brotar y yo ya no puedo frenarlas.

Quédate”

Por primera vez en mucho tiempo estaba muerta de miedo. Sí, totalmente aterrorizada. Me asolaba la mera idea de perderte. Temblaba al pensar que ibas a salir por esa puerta y que no habría vuelta atrás. Estaba convencida de que si te marchabas, nada volvería a ser igual. Echaríamos por tierra todo aquello que poco a poco habíamos ido construyendo en estos once meses, que si te ibas Dios sabe cuanto tardaríamos en volver a vernos, y las cosas quedarían en el aire. Y ya sabes que pasa con esos asuntos que quedan sin zanjar, siempre salen a flote.

Lanzo una mirada hacia la mesa y veo sobre ella las cosas que te presté. Y no puedo dejar de llorar.

No, no puedes irte. Tienes que esperarme. Tengo que esperarte. Hasta que llegue ese momento en el que pueda amanecer contigo todos los días. Hasta que el mundo desde nuestra caravana se nos quede corto. Hasta que se me desgasten las pupilas de tanto mirarte y decirte que te quiero. Hasta que nuestros sueños dejen de serlo, y sean realidades. Hasta que…

Te abrazo fuerte, me enjugo las lágrimas en tu pecho, te aprieto contra mí y emito un leve susurro…

“No me sueltes”

Y una respuesta.

“No te voy a soltar”

—————————————————————————————————————-
Así que te pido, pequeño gran amor de mi vida, que no me sueltes nunca.
“¿Nunca?” “Nunca.”

Te pido que sepas perdonarme siempre. Te pido que nuestras reconciliaciones estén llenas de besos, de amor y de complicidad. Te pido que me sigas queriendo tanto como hasta ahora. Te pido que tomes con humor mi tozudez. Te pido que sigas deslizando con pasión tus ojos sobre mi cuerpo. Te pido…más bien, te invito a que te quedes conmigo siempre.

No olvides que te quiero.
Una pequeña payasa muy cursi.

Perderte no es una opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: